Happy Friends

Jul 19, 2018 | Historias | 0 Comentarios

Había una vez un Zombie a quien le gustaba mucho montar en bicicleta y jugar fútbol. Él vivía con su mamá Raven en una casa con balcón verde, plantas y una tienda. La tía del Zombie era una barbie llamada Katherine. Ella era la hermana de Raven. Ambas trabajaban en la tienda.

La mejor amiga del Zombie era Alexandra, ella era la hija de Katherine, ambas vivían en una mansión con piscina. Katherine y Alexandra tenían una casa roja muy bonita para ir a pasear.

Zombie y Alexandra siempre salen juntos para el colegio. Ellos estudian en la Institución Educativa Villa Flora. El Zombie tiene 14 años y Alexandra tiene 15 años y los dos están en el grado noveno. Todos los días, después de las clases, a los dos les gusta ir a jugar en el parque del barrio. Una tarde Alexandra no pudo ir a jugar con el Zombie porque tenía que hacer una tarea muy larga. Ella le dijo al Zombie:

  • Zombie, no puedo ir a jugar. Me voy para mi casa. Nos vemos después. Chao.

Alexandra no le explicó al Zombie por qué no iría al parque, por eso el Zombie pensó que Alexandra no quería volver a jugar con él, así que se fue solo para la casa sintiéndose muy triste y enojado. Cuando el Zombie llegó a la casa su mamá Raven le preguntó:

  • ¿Hijo, qué te pasa? ¿por qué estás tan enojado?

El Zombie le dijo:

  • Alexandra ya no quiere volver a jugar conmigo. Ella se fue corriendo para su casa y me dejó solo.

Después de que el Zombie contó a su mamá, se fue para su habitación. Cuando Alexandra terminó la tarea se fue para la tienda a visitar a su mamá Katherine y a su tía Raven. Cuando llegó a la tienda la mamá Katherine le dijo:

  • Hija, imagínate que Zombie está triste porque no quisiste jugar con él. Está encerrado en su habitación y parece que no quiere hablar contigo.

Alexandra lo fue a buscar, le tocó la puerta varias veces, pero el Zombie no quería salir de su habitación.  Entonces Alexandra se sintió muy triste porque no entendía qué pasaba, así que le preguntó:

  • Zombie ¿Por qué no me abres? ¿qué te pasa? ¿por qué no quieres hablar conmigo?

Zombie le respondió desde la habitación:

  • Estoy triste y enojado porque ya no quieres jugar conmigo en el parque.

Alexandra le dijo:

  • Zombie, discúlpame por no haberte explicado por qué no podía quedarme en el parque, tuve que salir corriendo para mi mansión porque tenía que hacer una tarea muy larga y por eso no podía jugar.

Después de la explicación Zombie se sintió tranquilo y le dijo a Alexandra:

  • Alexandra, discúlpame por haber reaccionado tan mal sin haberte preguntado por qué no jugarías conmigo.

Luego de conversar Zombie y Alexandra se fueron para la tienda y le ayudaron a sus mamás, Raven y Katherine, con las labores de la tienda porque ellas tenían mucho trabajo.

Fin.

MENSAJES DE NUESTRA HISTORIA:

  1. Los problemas se resuelven conversando.
  2. No es bueno suponer las cosas, es mejor preguntar primero qué pasa.